Hoy comenzamos un nuevo apartado dentro de nuestro blog. Llevamos varios años vistiendo novias maravillosas e inspiradoras. Y todo llegó gracias a nuestra primera propuesta original de vestidos de novia “MUSAS” 2021. Estos vestidos marcaron un antes y un después, no solo para nosotras, sino también para las muchas novias a las que hemos vestido. Hoy comienza una nueva colección de posts en los que os presentamos a nuestras novias. Novias reales, únicas y por supuesto Musas. Bienvenidas a #MusasdeSaraOmatos y sus historias de amor.


 

Un amor predestinado.

“Nos conocimos en la universidad hace ahora 10 años. A pesar de no estudiar la misma carrera, coincidimos por un amigo que tenemos en común. Además al tiempo nos enteramos que nuestros padres ya se conocían desde hacía más de 20 años y que incluso habían trabajado juntos. ¡Nos habían visto crecer!  No sé si llamarlo “el hilo rojo del destino” o simplemente, casualidad, pero siempre he sentido que estábamos predestinados a encontrarnos.

El 1 de enero de 2020, paseando por Hyde Park en Londres, me lo pidió. Lo mejor es que fue todo una sorpresa, yo no me lo creía, supongo que por los nervios pensé que estaba bromeando pero cuando vi el anillo dije; ‘vale, esto va en serio’ y ahí empezó nuestro gran sueño.

Nos casamos el 23 de octubre de 2021 en la Iglesia Parroquial de San Nicolás de Bari y San Pedro Mártir y luego lo celebramos en la Masía Campo Aníbal.”

 

¿Cómo conociste nuestro Atelier?

Mi madre conoce a Sara desde hace mucho tiempo y me enseñó un film con los diseños de su última colección. Al ver que algunos me gustaban bastante, decidimos hablar con ella y cerrar una primera cita.”

La primera impresión al entrar al Atelier “fue como entrar en la casa de un familiar, con un ambiente cálido y cercano. Enseguida tuvimos ese feeling que te hace confiar ciegamente en el profesional que tienes delante.

La elección del vestido de novia es un proceso súper bonito y requiere de mucho cariño. La sinceridad con la que Sara nos habló fue algo que me dio mucha seguridad, me aconsejó desde su experiencia y eso me gustó mucho.”

Musas de Sara Omatos

Fotografía de Por Parte de la Novia

 

¿Qué fue lo que te hizo decidirte por nosotras?

“La posibilidad de personalización fue lo que me hizo decidirme. Creo que para concretar qué vestido vas a llevar en tu gran día es muy importante probártelo antes para ver cómo te queda, qué sensaciones tienes al llevarlo, comprobar si vas cómoda o si te ves favorecida. A todo eso le sumas que un cada diseño puedes convertirlo en algo totalmente único y tienes la magia de Sara Omatos.”

 

 

¿Cómo era el vestido de tus sueños y qué vestido elegiste finalmente?

Sinceramente nunca tuve un vestido de ensueño jajaja. Creo que he sido una novia atípica porque a pesar de que tenía muy claro que me quería casar, nunca había materializado todo eso. Lo que sí sabía era lo que no quería: sentirme disfrazada o incómoda. No quería vestidos voluminosos ni recargados, tampoco algo demasiado sencillo. Me probé casi todos los diseños de las propuestas ‘Calma’ y ‘Musas’ y esa sensación se desvaneció. Empecé a imaginarme y me ilusioné mucho con varios modelos, la verdad. Aunque desde que me probé el vestido ‘Andrago’ supe que tenía algo especial para mí y fue el que finalmente escogí. 

 

¿Cómo fue tu experiencia con la Primera Prueba?

¡Brutal! Aproveché para cogerme ese mismo día la prueba del maquillaje y peluquería, así que la primera prueba fue muy emocionante porque me vi prácticamente ya como el día de la boda. 

Además, todo el equipo de Sara Omatos me ayudó mucho a decidirme por los detalles; el color de los botones de la espalda, la forma de la capa y cómo colocarla, la elección de la puntilla… En todo momento me sentí bien aconsejada y sin ningún tipo de presión. Esa cercanía se agradece mucho porque son días de muchos nervios e indecisión y sentirte como en casa es algo que yo valoré mucho, porque siempre que salía del Atelier me iba feliz. 

novias reales

Fotografía de Por Parte de la Novia

 

Tu primer pensamiento al ver el vestido de novia en la Última Prueba.

Pensé en lo orgullosa que estaría mi yaya al verme con un vestido tan bien cosido y con tantos detalles. Ella era modista y estoy convencida de que le hubiera encantado. Fue mi manera de tenerla presente en el gran día, como una especie de dedicatoria a su profesión y sus gustos.

Creo que las palabras se quedan cortas para definir el proceso tan especial que vivimos juntas, así que, solo puedo agradecer de nuevo a todo el equipazo de Sara Omatos el haberme acompañado durante casi dos años (ya que tuvimos que posponer la boda) con la mejor de sus sonrisas y sobre todo, con mucho cariño.

novias reales

Fotografía de Por Parte de la Novia