Seguimos con las historias de amor de nuestras musas, nuestras maravillosas novias de Sara Omatos Atelier. Hoy os compartimos la historia de amor de María, ¿nos acompañas a conocer la historia del vestido de novia de María?


 

Una historia de amor que comienza siendo adolescentes gracias a una amiga, pero que no cogió fuerza hasta 5/6 años después que se reencontraron; “él vino con sus amigos a tomar un helado a la heladería donde yo trabajaba e intercambiamos algunas palabras. Después de eso, ya no pude dejar de pensar en él.”

Al mes siguiente volvimos a vernos y yo con mi descaro le pedí el teléfono, hablábamos a diario por Whatsapp y tuvimos al fin una cita. En la primera cita nos besamos y desde ese día ya no nos hemos separado el uno del otro.

“Cuando empezamos supe que me iba a casar con él, no sé cómo explicarlo pero lo hemos hablado muchas veces y ambos lo supimos desde el principio, siempre nos hemos querido mucho y bien.”

 

¿Cómo te lo pidió?

“Nos fuimos de cena romántica a Port Saplayapara celebrar mi cumple. Tras la cena estuvimos paseando y llegamos al faro. Para nosotros el faro de allí es un lugar muy importante, ya que allí fue donde nos dimos nuestro primer beso. Estuvimos más de una hora hablando y mirando las estrellas, él me abrazaba por detrás, me dijo que cerrase los ojos y contase hasta tres, cuando los abrí tenía delante una cajita pequeña con un anillo dentro, inmediatamente después me giró y se arrodilló ante mí diciendo: María, ¿quieres casarte conmigo?

Yo estaba llorando como una magdalena desde que me dijo que cerrase los ojos, tenía tapada la cara con mis manos, él me quitaba las manos de la cara y yo me las volvía a poner. Estaba en shock, él se levantó y me dijo: entonces, es un sí ¿no? Yo rápidamente contesté que sí, dije aproximadamente 50 veces -ríe-“

“Fue un momento muy especial y muy íntimo. No cabía en mí de lo feliz que estaba.”

novias reales

Fotografía de Dandelion Estudios

¿Cómo conociste nuestro Atelier?

“Os conocí a través de Instagram. Cristina, de Algo Nuevo Prestado y Azul me recomendó varios atelieres en Valencia y cuando me metí en vuestro perfil y vi las telas de los vestidos y vuestros diseños me quedé prendada, os pedí cita enseguida.

El primer día que fui conocí a Sara, la hija, y a Amparo, que estaba cosiendo. Me sentí súper a gusto, Sara enseguida supo lo que estaba buscando y me enseñó los vestidos acordes a mis gustos.”

 

¿Qué fue lo que hizo que te decidieras por nosotras?

La cercanía, la facilidad para entendernos, lo rápido que captasteis mi idea, vuestra sinceridad y vuestro buen gusto. Es más, no fui a ningún atelier más ni pedí cita en ningún sitio más. Una vez conocí a Sara Omatos ya no me hizo falta ir a ningún sitio. Yo tenía una idea muy clara y vosotras la entendisteis a la primera.”

En la segunda cita ya os encargué el vestido y aún quedaba un año y dos meses para la boda -ríe-.

vestido de novia

Fotografía de Dandelion Estudios

 

¿Cómo era el vestido de tus sueños y qué vestido elegiste finalmente?

Siempre había querido un vestido sencillo, de espalda al aire, media manga, corte en la parte delantera para que se vieran los zapatos y que fuera atemporal.”

“Al principio yo quería una sobre falda, pero poco me duró esa idea, me probé una en el Atelier, y cambié de opinión.

Realmente el vestido de mis sueños y el que diseñamos juntas era el mismo. Fue el vestido perfecto, mi marido me dijo que era un vestido que me definía perfectamente, que él me imaginaba con un vestido así, sencillo, elegante y que se me vieran los zapatos al andar. Él sabe que siempre elijo primero los zapatos y para mí era muy importante que se vieran.”

 

¿Cómo fue tu experiencia con la Primera Prueba?

En la primera prueba me quedé impactada de lo bonito que iba a ser, me lo había imaginado mil veces y estaba súper nerviosa y emocionada. Me encantó desde el primer momento.

Sara y Amparo me aconsejaron sobre el corte de la manga, el corte de la falda, la forma del velo, etc. Salí de la primera prueba con prácticamente todo claro.

Cuando me ví con el vestido acabado, MI VESTIDO DE NOVIA, me sentí súper satisfecha, era tal cual lo quería y lo imaginaba. Me moría de ganas de que llegase el día para poder ponérmelo, caminar hacia el altar y que al fin Ángel me viese vestida de novia.

 

novias reales

Fotografía de Dandelion Estudios

 

¿Cómo fue vuestra celebración?

“Nos casamos el 25 de marzo de 2022, un día de lluvia, humedad, viento y frío. Ha sido la primavera más lluviosa de la historia en Valencia. La ceremonia fue en Convento de Santo Domingo y la celebración fue en Masía Niñerola.

Nuestra boda estuvo pasada por agua. Cuando acabó la ceremonia tuvimos que esperar dentro de la Iglesia para tirar el arroz porque estaba lloviendo -ríe-. Tras 10 minutos esperando amainó, solo chispeaba y pudimos hacer nuestra salida triunfal, nos tiraron el arroz y una traca.

A causa de la lluvia en la Masía tuvimos que cambiar la localización del cocktail y hacerlo en el interior. La decoración que estaba pensada para el exterior, el seating plan y el cartel de bienvenida tuvimos que ponerlo en el salón y nuestro baile nupcial que estaba pensado para hacerlo en el patio también tuvimos que hacerlo en el salón.

Estuvimos mirando la previsión del tiempo desde el 15 de marzo pero cada día era peor, daba más lluvia. Cuando empezó la semana de la boda decidimos no preocuparnos más por la lluvia porque no íbamos a poder cambiar nada.

Llegó el día de la boda y disfrutamos muchísimo, la lluvia fue lo de menos, estábamos felices, pletóricos y ya éramos marido y mujer.

La fiesta fue un éxito y el vestido comodísimo, bailé y lo di todo, el vestido acabó negro pero después de llevarlo a la tintorería quedó como nuevo.

En definitiva, fue el día más feliz de nuestras vidas, rodeados de todos nuestros seres queridos y todo salió perfecto, la lluvia, el frío y el viento fue lo de menos.

 

Daros las gracias por ser tan agradables, cercanas y profesionales. Os recomendaré siempre ❤️

novias reales

Fotografías de Dandelion Estudios