La nueva colección de vestidos de novia a medida de Sara Omatos “Lluvia de Estrellas” está inspirada en mujeres que marcaron un antes y un después durante los años 50. Una época en la que las mujeres se sentían bellas y seductoras, y así buscaban que la moda las definiera. Recurriendo a grandes mujeres, era de esperar que Grace Kelly, nuestra querida Princesa de Mónaco, sea una de las mujeres que inspira la colección “Lluvia de Estrellas”.

Grace Kelly es considerada como una de las actrices más relevantes del siglo pasado. Una mujer que acaparaba las miradas, tanto por su talento como actriz como por lo bella y elegante que era. Musa del director Alfred Hitchcock y casada con el príncipe Raniero III de Mónaco. 

Pero, ¿por qué se convirtió en un claro icono de la moda, y por qué inspira uno de nuestros vestidos de la colección Lluvia de Estrellas?

 

Grace Kelly, icono de la moda. 

La princesa de Mónaco desprendía elegancia en cada uno de los estilismos que escogía en su día a día. Apostaba por prendas puras y sencillas y siempre lucía inmaculada. Como común denominador, en cada outfit siempre buscaba aportar un pequeño toque sensual.  Y así sería el caso de los ceñidos bañadores que solía vestir. Gracias a ello, popularizó marcar curvas con diseños pegados al cuerpo, y presumir de cintura de avispa se convirtió en un must de la época. 

 

Los complementos en la cabeza eran sus favoritos, demostró que llevar un pañuelo o sombrero, siempre es símbolo de elegancia. Además, el estilo vintage se convertía en algo muy recurrente en ella, usando perlas en sus gargantillas y pendientes. 

Los detalles lo son todo para Grace Kelly, por eso, solía usar transparencias y detalles sutiles en encaje en sus prendas. Siempre con la premisa de no mostrar de más. 

 

Modelo GRACE

Detalles de transparencias y encaje en la manga del modelo GRACE

 

Una novia envidiada por todas. 

Sin duda, el estilismo más recordado de nuestra Princesa de Mónaco es su vestido de novia. Diseñado por Helen Rose, se trataba de un delicado vestido con cuerpo de encaje repleto de diminutas perlas. La falda, de seda y ceñida a la cintura brillaba gracias a su gran volumen. 

Un vestido que no solo ha servido de inspiración para nosotras, sino también y durante años, a todo el sector de la moda. 

 

 

Grace Kelly inspira la colección “Lluvia de Estrellas”. 

Por supuesto, de la Princesa de Mónaco no solo nos gustan sus estilismos, sino que todo en Grace Kelly nos ha ayudado a dar vida a uno de los diseños de la colección, el modelo GRACE. Ella brillaba por su personalidad y cercanía. Bella, delicada y elegante, pero a su vez sensual y coqueta. Una mujer que destacaba por sus delicados detalles y conocida por su sencillez, así como el vestido de novia de Sara Omatos que lleva su nombre. Por todo esto, la maravillosa Grace Kelly inspira la colección “Lluvia de Estrellas”.

Un diseño inspirado en todo lo que le hizo brillar y que se basa sobre todo en su mayor virtud, que nunca pasa de moda.